...

Un evento cardíaco mal diagnosticado y un personal hospitalario negligente dan como resultado un acuerdo financiero

ACUERDO CONFIDENCIAL

Andrés Sousa * fue un artista y músico exitoso en su tierra natal de Brasil. Había recibido elogios nacionales e internacionales y había recibido numerosos premios a lo largo de su vida. Hace aproximadamente 25 años, llegó a los Estados Unidos con su joven esposa donde continuó sus estudios y prosiguió su carrera. Finalmente, tuvieron dos hijos que crecieron y se convirtieron en adultos exitosos por derecho propio.

Con los niños fuera de la casa, era hora de que Andrés y su esposa Natalia disfrutaran de sus vidas juntos. Después de pasear a su perro, Andrés sintió cierta incomodidad y dolor gástrico superior que se irradiaba por su brazo izquierdo. Llamó a los bomberos que lo trasladaron a un hospital local. Allí, el médico de la sala de emergencias señaló que tenía antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, además de su historial de reflujo ácido. No obstante, los médicos no pudieron descartar un evento cardíaco y se realizó un electrocardiograma.

Finalmente, Andrés fue dado de alta y enviado a casa. Dos días después, su dolor se reanudó y se volvió insoportable. Lo llevaron nuevamente al mismo hospital local donde lo trató otro médico de la sala de emergencias. Se hizo otro electrocardiograma. Este electrocardiograma resultó anormal y sugirió que Andrés estaba sufriendo un ataque al corazón. De todos modos, el médico de la sala de emergencias ignoró esta anotación y no ordenó ningún tipo de estudio cardíaco. En cambio, el médico de la sala de emergencias pensó que Andrés sufría de dolor epigástrico y solo tenía un ataque de acidez estomacal. Fue admitido en la unidad de telemetría donde los médicos podían vigilarlo.

Desafortunadamente, las enfermeras no vieron la orden de telemetría y lo pusieron en una habitación normal. Si Andrés hubiera sido admitido a telemetría, la enfermera de piso habría podido ver cualquier cambio en sus signos vitales.

Cuando lo admitieron por primera vez en el hospital, una enfermera registrada avanzada vino a verlo en lugar del médico de admisión. La enfermera practicante no tomó un historial adecuado y no revisó el historial médico de Andrés que mostraba los antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, así como los hallazgos anormales en el último electrocardiograma. En cambio, la enfermera siguió ciegamente las sugerencias del médico de la sala de emergencias y del médico de admisión y atribuyó todas las molestias de Andrés a la acidez estomacal.

Esa noche, Andrés estaba muy incómodo y se quejaba de mucha presión en el pecho. Su familia lo visitó y prometió verlo al día siguiente. Desafortunadamente, más tarde esa noche, se encontró que Andrés no respondía. Había tenido un evento cardíaco masivo y su corazón se detuvo. Dado que las enfermeras no habían podido monitorearlo, nadie sabía la angustia por la que estaba pasando su corazón.

La familia fue destruida. La esposa de Andrés, Natalia, y sus hijos vinieron a ver a David Sampedro por recomendación de un amigo de la familia que también era abogado.

David contrató a expertos en las áreas de medicina de emergencia, cardiología, medicina interna, enfermería y gastroenterología. David envió a varios proveedores de atención médica un aviso de intención de demandar, que se requiere antes de iniciar una demanda por negligencia médica. Durante el período previo a la demanda, los abogados de muchos de los proveedores de atención médica admitieron su responsabilidad y se ofrecieron a participar en una mediación previa no vinculante. Durante esa mediación, la mayoría de los proveedores de atención médica acordaron resolver el caso de inmediato.

Los demás sintieron que no tenían ninguna responsabilidad. En consecuencia, David presentó una demanda y el caso fue litigado. Finalmente, el asunto se resolvió poco después de que el caso se preparara para el juicio. David pudo resolver el asunto por una suma confidencial de dinero.

No hay cantidad de dinero que pueda reemplazar a Andrés y lo que significó para sus amigos y familiares. Desafortunadamente, en casos de lesiones importantes y muerte, nuestro sistema legal a menudo puede hacer poco más que otorgar una compensación monetaria para ayudar a las víctimas de negligencia a hacer frente a su pérdida. Los fondos asegurados en esta recuperación ayudarán a Natalia a planificar su futuro financiero y otorgar ella la libertad necesaria para mantener, cuidar y disfrutar de su familia, incluidos sus nietos.
*Debido a la naturaleza confidencial del acuerdo, se han cambiado los nombres de las partes de la reclamación.

Panter, Panter y Sampedro

Llamanos

Envíenos un correo electrónico

Un bufete de abogados de lesiones personales que protege a las familias de Florida durante más de 30 años.

Panter, Panter y Sampedro
¿Cómo resultó herido?
Queremos escuchar tu historia.
Conéctese hoy con uno de nuestros abogados litigantes con experiencia.

Correo electrónico: info@panterlaw.com
Teléfono: 305-662-6178